Por Roberto Bahena


Una grave contaminación en suelo, subsuelo, mantos acuíferos, así como olores fétidos, proliferación de fauna nociva y enfermedades gastrointestinales, podría provocar el verter aguas negras a espacios naturales no destinados para confinamiento.


El Ayuntamiento, a través de Agua de Hermosillo a interpuesto una denuncia formal ante la fiscalía general de la Republica por contaminación ambiental en contra de la empresa Tiar, operadora de la planta tratadora de aguas residuales, por sobrepasar los límites máximos permisibles para coliformes fecales en descargas vertidas al suelo, uso en riesgo agrícola, el incumplimiento es de la norma oficial mexicana NOM-001 de la Semarnat 1996.


Nicolás Pineda Pablos, investigador del Colegio de Sonora (Colson) y catedrático en Gestión Integral del Agua, detalló que actualmente gran parte del suelo del poniente de la ciudad se deteriora y descompone por las aguas negras, las cuales también se filtran a los mantos acuíferos que están en el subsuelo, lo que provoca una grave contaminación del vital líquido.


“Aunque se había resuelto el problema con la planta de tratamiento que se inauguró en el 2016 o que empezó a operar, ha entrado en problemas y parece que no ha operado adecuadamente, según una auditoría que mandó a hacer Célida López, la alcaldesa, pues salió que no estaba funcionando adecuadamente, entiendo que la auditoría, los datos son correctos y creo que hay problemas en muchos sentidos, pero básicamente es tanto de monitoreo de la planta, como de un adecuado marco institucional, no sé quién empezó a fallar, pero, unos que no vigilan, los otros que no cumplen y no sé dónde esté el problema; y creo yo que es posible tratar de conciliar y que la empresa haga el tratamiento adecuado y en eso se está ahorita”, apuntó.


Asimismo, recordó el comienzo del tratamiento de aguas residuales en la ciudad fue a través de pequeñas plantas que funcionaban en instituciones o planteles escolares privados, aunque solo eran esfuerzos aislados que servían para ser utilizados en plantaciones de forraje para ganado, pero que al igual que ahora eran recursos desaprovechados.


“Es un recurso que se está desaprovechando para la ciudad, esa agua le pertenece a Agua de Hermosillo y si se reúsa adecuadamente puede ser de gran beneficio para la ciudad, incluso para el futuro, puede ser la solución para sequías, puede ser a la ciudad más competitiva, puede proporcionar agua para áreas verdes y es un recurso que ahorita se tira prácticamente a la basura”, enfatizó.


El costo de la planta tratadora de aguas residuales tendrá un costo para la ciudadanía de hasta dos mil millones de pesos por los próximos 14 años.

  • YouTube - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • facebook
  • Twitter Round
5a4e2ef62da5ad73df7efe6e.png
facebook-messenger--v1.png