top of page

Por Roberto Bahena


El flujo de migrantes expulsados de Estados Unidos y que son acogidos en Sonora, continuará por lo menos hasta el próximo mes de julio, cuando concluya el capítulo 42 que el vecino país acordó con México para recibir a deportados de ciertas nacionalidades.





Bernardeth Ruiz, titular de Atención a Grupos Prioritarios y Migrantes del Estado de Sonora, explicó que se trata de un acuerdo entre ambos países y que entró en vigor desde el pasado 24 de diciembre del 2022, por lo que habilitaron el gimnasio Ana Gabriela Guevara como albergue temporal.


En este lugar, actualmente se encuentran 221 personas, la mayoría cubanos, pero también dos ecuatorianos y dos nicaragüenses, a la espera de que se solucione su situación, pues algunos buscan asilo estadounidense en calidad de refugiados por la situación en sus países, pero otros prefieren un trabajo legal en México.


“Hay procedimientos de ley, de nuevas leyes que han dispuesto los Estados Unidos y nosotros estamos trabajando coordinadamente el tema de la atención, acá en Sonora, somos un estado fronterizo, estamos recibiendo expulsiones directas bajo el título 42 y en ese sentido lo que nosotros hacemos es atender a los migrantes que llegan aquí en el estado de forma humanitaria, atender las necesidades básicas de los migrantes, es lo que hemos hecho estos días”, subrayó.


El miércoles recibieron la visita de personal de la Organización Internacional para las Migraciones y Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Acnur, ambos de la ONU, así como presencia de la Cruz Roja Internacional, además de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, Comar, para verificar las condiciones en las que se encuentran los alojados.


En el alberge se les dan colchonetas, cobijas, atención médica, alimentación, ropa, además de vacunas contra la influenza y Covid-19.


“Los migrantes están bien atendidos, hemos hecho todo lo posible por atenderlos de manera humanitaria, de apoyarlos a regresar a su lugar de originen algunos casos, en el caso de algunas nacionalidades; a otros a permanecer aquí de una manera digna en lo que resuelven su situación


Ellos cuando son expulsados o deportados, salen con un folleto en donde les indican cuales son los pasos que tienen que seguir y en muchos casos tienen que tener un familiar o un empleador, en este caso, si hay unas personas en búsqueda de trabajo”, expuso.


Por la situación particular de cada migrante, no todos pueden volver a sus países de origen, por lo que hay una gran cantidad que busca trabajar y quedarse en México, pero no todos quieren hacerlo, dado a que, perderían la oportunidad de hacerlo en Estados Unidos, por lo que prefieren esperar.


“En otros casos, como Cuba, por ejemplo, no desean o no pueden regresar por alguna razón a su país de origen y en ese sentido estamos canalizando también para que ellos puedan cumplir con los requisitos que le marca la ley en los Estados Unidos y que puedan hacer su gestión de manera tranquila.

Comments


facebook-messenger--v1.png
bottom of page