top of page

Jóvenes aspirantes a colegios militares demuestran su valor en salto de altura y nado a distancia

Por Roberto Bahena La presión y el miedo puede hacer que en ocasiones nos impidan lograr nuestros sueños, pero 25 jóvenes provenientes de diversas partes del estado, quienes buscan ingresar a las diversas escuelas de la Secretaría de la Defensa Nacional, demostraron que los miedos están para ser vencidos, pues algunos saltaron de plataformas de cinco metros de altura y otros nadaron 25 metros sin saber nadar. El coronel Gilberto Hernández Tenorio, encargado del Centro de Admisión a Planteles Militares, explicó que el examen el ingreso a los diversos planteles consta de tres etapas, la primera es fuerza acuática con salto de decisión de cinco metros de altura y desplazamiento en el agua con un nado de 25 metros; la segunda fase es terrestre en la cual corren mil 200 metros, entre otras actividades de fuerza y equilibrio; posteriormente examen médico, cultural y psicológico. “La oferta educativa que se les brinda a los jóvenes es muy buena, es al Colegio Militar, a la Escuela Militar de Medicina, a la Escuela Militar de Ingenieros, al Colegio del Aire en sus diferentes escuelas que tienen, mantenimiento, abastecedor de material aéreo, etcétera; Escuela de Enfermeras, Escuela Oficial de Sanidad; entonces la oferta educativa es amplia, muy buena, por eso invitamos a todos los jóvenes a que puedan participar”, apuntó. Citlali Osuna García, de17 años, llegó a Hermosillo proveniente de Nogales, en búsqueda de ingresar a la Escuela Militar de Odontología, en búsqueda del sueño de toda su vida. “Sería padre portarlo porque veo muchos uniformados y me gusta, así verlos, en el sentido en el que llevan un lapso de tiempo portando ese importante logro que han tenido”, subrayó. Rocío Contreras Ríos, sargento segundo quien pertenece a la base número 28 de la Fuerza Aérea Mexicana, dio el ejemplo de superación de miedos, pues la altura casi le impidió su meta subir de grado a sargento primero. “Al principio cuando todos habían saltado y yo no salté, me sentí mal conmigo, porque ya me daban ganas de ya me voy, de ¿qué hago aquí? No lo hice y ya después me dijo el que estaba evaluando, termina todo y lo logré”, manifestó. Janeth Vázquez Juárez, teniente enfermera del Hospital Militar y Centro de Examen número 13, señaló que se les debe de dar el apoyo para que estén en pleno control de sus emociones y puedan acceder a los planteles. “Es parte de nuestro apoyo hacia los jóvenes porque entendemos que saltar de la plataforma da un poco de pánico, entonces hay que apoyarlos para que ellos tomen la decisión y cuando nadan también es animarlos, porque ahorita vienen estrazados, los jóvenes vienen con miedo, entonces hay que ser un poco flexibles para que se impulsen y logren terminar su examen físico”, concluyó.

Jóvenes aspirantes a colegios militares demuestran su valor en salto de altura y nado a distancia
facebook-messenger--v1.png
bottom of page