Por Roberto Bahena


La búsqueda por la verdad y saber qué fue lo que le pasó a su hijo, a llevado a José Eloy Espinoza González a recorrer las carreteras de México, en una marcha por que el miércoles lo llevó a pisar suelo Hermosillense.


A sus 52 años de edad, José Eloy decidió salir desde La Paz, Baja California, en una marcha hasta la Ciudad de México, pues señala que no ha sido tomado en cuenta por las autoridades investigadoras del estado de Sonora.


Su hijo, Jorge Luis Espinoza Rodríguez, tenía 18 años de edad, cuando desapareció en la caseta de Esperanza, esto hace siete años en la caseta de Esperanza, Cajeme; junto a 15 alumnos, dos maestros y el chofer, denunció el afligido padre de familia.


“Está desaparecido desde el 2014 en Obregón, Sonora, y la verdad es que nunca se nos había hecho nada, yo venía a la Fiscalía y me decían que no había nada, me daban carpetazos, nunca me quisieron acompañar, nunca me dijeron que había pasado, quisimos bajar los videos de la caseta de Obregón, Sonora, de donde desapareció mi hijo y nunca tuvimos respuesta”, indicó.


Con los estragos físicos a flor de piel, con picaduras de alacrán por dormir a un costado de la carretera, los pies llenos de ampollas, deshidratado e insolado, aseveró que, aunque ya tiene casi un mes de su peregrinar, desde el pasado 19 de mayo, aún le hace falta en largo camino hasta el zócalo de la Ciudad de México, donde espera ser atendido por Andrés Manuel López Obrador.


“Hablamos con la Fiscalía y me dicen que andan en búsquedas, que no hay nada, que no han investigado nada, que siguen todavía las investigaciones abiertas, es todo lo que me han dicho, pero no hemos tenido ningún avance, nada, por eso fue el motivo de mi marcha para llegar al zócalo, a Palacio Nacional”, subrayó.


Sin embargo, el calor extremo lo ha llevado a mermar cada vez más su capacidad física, pues tenía planeado llegar en agosto a la capital del País, pero la memoria de su hijo lo mantiene en pie.


"Tenía planeado llegar en agosto, pero ha disminuido el paso debido a las altas temperaturas y la inclemencia del sol

Con estos calores y todo voy disminuyendo el paso porque ya vengo muy cateado de mis pies, ya vengo muy cansado también de mi cuerpo, tengo que ir descansando poco a poco, ya no traigo la misma energía que cuando salí, cuando salí caminaba cuatro, cinco días y dormía dos horas, ahorita ya no", concluyó.

  • YouTube - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • facebook
  • Twitter Round
5a4e2ef62da5ad73df7efe6e.png
facebook-messenger--v1.png