Por Roberto Bahena


En un hecho sin precedentes en México, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, visitó la comunidad de Vícam, municipio de Guaymas, donde se reunió con gobernadores tradicionales de los ocho pueblos originarios yaquis, desde donde pidió perdón a las etnias del País, por siglos de abusos.


Esto se realizó durante el evento denominado "Petición de Perdón por Agravios a los Pueblos Originarios", donde López Obrador también firmó los compromisos del Plan de Justicia para el Pueblo Yaqui y recibió una propuesta de modificación de ley en favor de los pueblos originarios y afromexicanos.


"Venimos a refrendar nuestro compromiso de hacer justicia a los pueblos yaquis, primero deseamos ofrecerles perdón por los crímenes de estado que se cometieron contra sus antepasados, sobre todo durante el Porfiriato, aunque no sólo durante esa dictadura; y también estamos aquí para tratar de reparar en la medida de lo posible, el daño que se ha cometido a los pueblos yaquis, destinando recursos del presupuesto público para la dotación de tierras, garantizar el derecho y mejorar el aprovechamiento del agua; así como para llevar a cabo un programa integral para el bienestar de los pueblos", aseguró.


Ya son dos años en los que se han trabajado con las autoridades tradicionales, por lo que aseguró que se concluirá con todo el plan integral de justicia para diciembre del 2023; sin embargo, habrá visitas de supervisión cada tres o cuatro meses.


"Voy a estar recorriendo los pueblos para que se cumpla El Plan de Justicia a los Pueblos Yaquis...me da mucho gusto que ya esté de gobernador Alfonso Durazo, que él también va a estar pendiente y me va a acompañar para que se cumpla todo, que no quede nada pendiente y tenemos que terminar en diciembre del 23, aunque si el pueblo lo decide, si lo quiere el creador, la naturaleza, la ciencia, yo voy a terminar hasta finales de septiembre del 24, pero ya estoy preparando todo para concluir las obras en diciembre del 23, para no tener nada pendiente, no dejar ninguna obra sin terminar, que yo me pueda ir con mi conciencia tranquila", aseveró.


En representación de Jesús Patricio Varela, secretario de la guardia tradicional de Torim, quien habló a nombre de los ocho pueblos yaquis, subrayó que el problema con la República es que jamás reconoció su gobierno tradicional y territorio ancestral, por lo que se dibujó el nuevo México como si las etnias no existieran.


"Reconciliar una historia tan dolorosa no es fácil, pero es necesario si queremos transformar la vida de este País...el espíritu del Pla de Justicia que está realizando el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y nuestro gobierno tradicional, emanan de estos agravios que se han cometido a lo largo de la historia. El Plan de Justicia no es un regalo, no es un asistencialismo, busca devolvernos lo que es nuestro", sentenció.


Esto es el primer paso de justicia para las etnias de México, pero es necesario que haya justicia para el resto de las tribus, argumentó, por lo cual hizo entrega de una iniciativa para modificar la ley a favor de las etnias y afromexicanos.


"Este Plan de Justicia debe sentar las bases para un nuevo acuerdo con la nación y que ese acuerdo quedé plasmado en nuestra Constitución...este momento tan feliz e importante, no puede ser sólo para los yaquis, queremos agradecer y festejar está nueva era de conciliación y paz con todos los hermanos indígenas y afromexicanos, por eso están frente a usted representantes de todos nuestros pueblos y de manera conjunta le entregamos la propuesta de reforma Constitucional, apoyada por más de 650 mil firmas de mujeres y hombres indígenas y afromexicanos de esta gran nación, que hemos construido a lo largo de estos dos años y en este momento le pedimos que la haga suya y la presente al Congreso de la Unión", puntualizó.


Por su parte, Alfonso Durazo Montaño, gobernador de Sonora, indicó que la paz es fruto de la justicia, por lo que es la importancia del evento realizado en Vícam, pues desde el mandato de Lázaro Cárdenas, ningún presidente había tratado a las etnias, en especial a los yaquis, con dignidad, lo que incluye también a gobernadores del estado.


"La convocatoria de hoy nos llama a solicitar el perdón de los pueblos originarios de México y Sonora, en particular el perdón del valeroso pueblo Yaqui, por los abusos cometidos por el Estado Mexicano, sobre muchas de sus generaciones, hay pasajes históricos de alto dramatismo que demuestran lo inhumano que fue el Estado Mexicano contra los integrantes de la etnia Yaqui, son tantos los actos de represión, que estos crecieron hasta convertirse en una política de estado, los gobernadores sonorenses de la época formaron parte de esa operación criminal, en aras de un falso progreso se formularon varios crímenes contra el pueblo Yaqui de los que la humanidad debe sentirse avergonzada", recordó.


El mandatario estatal consideró que el restituir sus derechos y pedir su perdón es la única manera de reconciliarse y hermanarse en la nacionalidad mexicana que debe unir a todos los ciudadanos con el mismo orgullo, además de garantizar que no se vuelva a cometer los abusos y despojos que han sufrido a lo largo de la historia.


Los avances del Plan de Justicia para el Pueblo Yaqui


Adelfo Regino Montes, director general del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), informó que hasta ahora se ha acordado resarcir al pueblo Yaqui más de 20 mil hectáreas de tierras para dar cumplimiento a lo que en su tiempo dictaminó Lázaro Cárdenas del Río, pero en un primer acto para iniciar con el compromiso López Obrador firmó el decreto para devolver 2 mil 943 hectáreas para que sean parte de su patrimonio comunal.


Asimismo, con la coordinación de la Sedatu, se iniciaron con los procedimientos de declaratoria y asignación de tierras nacionales, paso importante que se hará también con presuntos pequeños posesionarios, para garantizar la integridad territorial del pueblo.


También la construcción del acueducto Yaqui que tendrá una longitud de 158 kilómetros, que irá desde la presa del Oviáchic, hasta Guásimas y Bahía de Lobos para resolver el problema de la falta de agua potable para consumo humano en el territorio Yaqui.


Además, López Obrador firmó el decreto por el que se crea el distrito de riego número 18 y su inmediata transferencia al pueblo Yaqui para su administración a través de una comisión creada por ellos, para manejar la superficie de 126 mil 259 hectáreas, de las cuales 61 mil 223 serán irrigables con un volumen de 673 millones de metros cúbicos de agua.


Otra de las acciones que se analizan son el cómo devolver el agua al río Yaqui, de modo que se pueda recuperar el ecosistema y fortalecer la cultura, así como espiritualidad de la tribu, esto para cumplir con lo establecido por Lázaro Cárdenas, quien dijo que el 50% del vital líquido de esa cuenca, sería para la etnia.


Otro conjunto de acciones es la construcción en Vícam pueblo de la Universidad del pueblo Yaqui, en Vícam estación se edificará el Hospital Regional y seis unidades médicas rurales que estarán en las comunidades yaquis; también se fortalecerá la radiodifusora autóctona "La Voz del Río Yaqui".


Para realizar todo esto está prevista una inversión inicial de 11 mil 600 millones de pesos, de los cuales en este año ya se ejercen mil 500 millones de pesos.


"Este es el significado del Plan de Justicia del Pueblo Yaqui y con ello iniciamos una nueva era de paz y justicia en el que son respetados a cabalidad los derechos inalienables de nuestros pueblos y también con esto, estamos poniendo en práctica éste principio que, por el bien de todos, primeros los pobres, en especial los más olvidados, nuestras hermanas y hermanos de nuestras comunidades indígenas", apuntó Adelfo Regino.


Pide Cuauhtémoc Cárdenas detener operación de acueducto Independencia


Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, hijo de Lázaro Cárdenas del Río, en su turno de tomar la palabra, pidió justicia para Tomás Rojo y Luis Urbano, activistas yaquis que recientemente fueron asesinados; pero también pidió detener la operación del acueducto Independencia y castigar a quienes lo construyeron, esto porque utiliza volúmenes de agua que son pertenecientes a la tribu.


"Es indispensable antes que nada cancelar el acueducto Independencia que fue construido pasando por encima de disposiciones judiciales, que se construyó a pesar de varios mandamientos para que no se construyera o se detuviera su construcción, que se ha puesto en operación consecuentemente al margen de la ley y que hoy extrae 30 millones de metros cúbicos de la cuenca del río Yaqui para llevarlos a la cuenca del Río Sonora. Además, como nuevas violaciones a la ley, a este acueducto se le han instalado tomas clandestinas, por lo que va regando terrenos aledaños al acueducto", enfatizó.


Cárdenas Solórzano aseveró que lo que se pretende es que llegue a conducir hasta 150 millones de metros cúbicos al concluirse los trabajos, esto para servir a nuevos desarrollos urbanos en Hermosillo, así como regar terrenos de la cuenca del río Sonora.


"Una primera muestra de voluntad del Gobierno de la República de poner orden y hacer justicia en los usos de las aguas de la cuenca del río Yaqui, será entonces cancelar la operación del acueducto Independencia y sancionar a quienes en este caso hayan violado la ley", consideró.

  • YouTube - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • facebook
  • Twitter Round
5a4e2ef62da5ad73df7efe6e.png
facebook-messenger--v1.png